¿Cómo se convierte un humanista en un humanista digital?

Hace unos meses tuve una conversación con Ece Turnator sobre su trabajo en historia digital. Ece es doctora en Historia Bizantina de la Universidad de Harvard en 2013 y actualmente es la directora de las iniciativas de humanidades digitales de las bibliotecas de la Universidad de Texas en Austin. También trabaja en el proyecto Global Middle Ages (Edad Media Global). Mi conversación con la Dr. Turnator ofrece varias reflexiones sobre los retos y las posibilidades que la era digital promete para la producción académica en historia y en general en las humanidades. Aun cuando Turnator trabaja en la academia estadounidense, donde las humanidades digitales avanzan con mucho dinamismo, estas reflexiones son fundamentales para pensar el camino que las humanidades y las ciencias sociales en América Latina podrían y deberían tomar ante los retos que las tecnologías de la información imponen actualmente sobre el quehacer de investigadores, profesores y estudiantes.

Durante su entrenamiento como académica Turnator se interesó en el mundo digital al trabajar con el profesor Michael McCormick en un atlas digital de las eras romana y medieval (Digital Atlas of Roman and Medieval Civilizations (DARMC). Este proyecto produce materiales para el mapeo y al análisis espacial de los mundos Romano y medieval. Para ello, usa Sistemas Geográficos de Información (GIS) para ponerlos a disposición del público de forma gratuita en la web. La experiencia de trabajar como asistente de la gestión del proyecto de DARMC fue esencial para que Turnator se expusiera a nuevas ideas y metodologías que terminarían por moldear su propia investigación y disertación.

Para el momento en que empezó a explorar herramientas digitales, Turnator así como otros estudiantes, había estado buscando entrenarse por su cuenta y tratando de decidir qué tipo de herramientas eran las más apropiadas para su investigación. Empezó, como muchos, con aprender a utilizar GIS a través de una serie de talleres que le ayudaron a tener una idea del alcance y potencial de este tipo de herramientas. Sin embargo, muy pronto Turnator entendió que necesitaba más que talleres ocasionales y empezó a tomar cursos en metodologías digitales.

El desarrollo de currículos permanentes en universidades tanto públicas y privadas que incluyan cursos de historia digital e historia pública es un tarea aun pendiente por desarrollar a en la academia latinoamericana. El desarrollo de este tipo de cursos se debería dar en colaboración entre departamentos de ciencias sociales y humanidades, programas de ingeniería de sistemas, diseño, archivística, y con los sistemas de bibliotecas. Sobre de la naturaleza colaborativa de las humanidades digitales Turnator añade, “no creo que debamos dividir las humanidades digitales en departamentos separados por que las preguntas que nos hacemos y las herramientas que podemos usar pueden ser relevantes sin importar en qué área de las humanidades nos encontremos.” De esta forma, las herramientas para la visualización de datos y para el análisis textual pueden ser útiles para cualquiera en las humanidades. “Estas herramientas pueden moldear la investigación productivamente dependiendo de las preguntas que nos hagamos”, añade Turnator. Uno de los mayores retos de cualquier proyecto digital, explica Turnator, es no replicar nuestros hábitos análogos sino aprender a beneficiarnos de estar en el mundo digital. Se trata entonces de aprender cómo funciona y cuáles son sus limitaciones.

Un ejemplo de cómo las humanidades digitales pueden moldear preguntas de investigación se expone a continuación. Por ejemplo, en su investigación sobre la economía Bizantina, Turnator trabajó con extensas series de datos acerca de artefactos arqueológicos, cerámica, monedas y textiles. Al intentar entender los patrones en la distribución de cerámicas en lo que es hoy Turquía occidental y Grecia, Turnator construyó una tabla de tipos de cerámica y los mapeó por sitio. A través de este ejercicio pudo darse cuenta de algunos patrones que eran difíciles de discernir usando métodos tradicionales. Estos hallazgos cambiaron el curso de su investigación.

Turnator compartió su visión de la forma como cree que las humanidades digitales evolucionarán en el futuro afectando la producción académica. Los proyectos de humanidades digitales, explica Turnator, desafían las formas tradicionales de producción académica, especialmente del modelo producción guiada por el trabajo de un único investigador. “La adquisición de habilidades digitales requiere de entrenamiento formal y estudio cuidadoso.” Necesitamos entrenar una nueva generación de humanistas que no sólo sepan construir proyectos digitales sino también evaluarlos y utilizarlos.

La discusión sobre las humanidades digitales en la academia estadounidense ha llegado al consenso por el cual el entrenamiento formal en estas metodologías debe ser prioridad. De hecho, el Instituto Tecnológico de Rochester anunció hace poco la apertura de un programa de pregrado en humanidades digitales y ciencias sociales. En América Latina ha habido muchas iniciativas interesantes, y hay aún muchos caminos por recorrer. Se debe comenzar por abrir debates y discusiones entre diferentes departamentos, grupos de investigación y bibliotecas en en universidades y centros de investigación para plantear estrategias de cómo apoyar el desarrollo de áreas de concentración en las humanidades digitales. El entrenamiento formal en metodologías digitales, tiene el potencial de adaptar la investigación en ciencias sociales y humanidades a un mundo cada vez conectado y mediado por las tecnologías de la información.

Acá hay algunos ejemplos de proyectos desarrollados en el proyecto de la Edad Media Global (Global Middle Ages):

  • Lynn Ramey  en Vanderbilt University Discoveries of the Americas (Descubrimientos de las Américas)
  • Chapurukha Kusimba (American University) y su equipo en el proyecto “Early Global Connections in East Africa” (Conexiones de la Globalización Temprana en el Este Africano)
  • Timothy Pauketat (Urbana-Champaign) y su equipo “The North American Middle Ages: Big History from the Mississippi Valley to Mexico” (La Era Medieval en Norte América:
  • Christopher Taylor’s (Williams College) “Peregrinations of Prester John: The Creation of a Global Story Across 600 Years.” (Las Peregrinaciones de Prester John”La Creación de una Historia Global durante 600 años)
  • Nükhet Varlık (Rutgers University) y Abdurrahman Atçıl’s (Queen’s College, CUNY) “A Prosopographical Study of Sixteenth-Century Ottoman Medical Elite.” (Un Estudio Prosopográfico de la Élite Médica Otomana del Siglo XVI)
  • Thomas Kealy’s (Colby-Sawyer College) “Itinerary Poets in Thirteenth-Fourteenth-Century-Al-Andalus.” (Poetas Itinerantes en los Siglos XII y XIII Al-Andalus”).

*Esta es una versión revisada, modificada y traducida al español de un post publicado originalmente en inglés en Not Even Past, el blog de Departamento de Historia de la Universidad de Texas en Austin.

Por Maria José Afanador-Llach

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *